Como me curé de mi prostatitis crónica

Todos queremos aprender, cuéntanos tu experiencia.

Moderador: Admin

Como me curé de mi prostatitis crónica

Notapor MicroMédix » Jue, 23 Oct 2014, 00:39

Una de las experiencias más desagradables de mi vida fue sin duda alguna el haber tenido que luchar por años, contra una prostatitis crónica iatrogénica, ocasionada por la incompetencia del Dr. Bernardo Rubio Cano, del Hospital Morelos de Cuernavaca, quien después de haberme operado de la vesícula biliar, introdujo torpemente una sonda en mi uretra para que pudiera orinar, ya que no había podido hacerlo de manera normal, gracias a algún efecto secundario postoperatorio cuya causa quizás nunca llegaré a conocer. Así comenzó mi infierno, con mis tejidos internos desgarrados y mis vías urinarias sangrando. Pasados los años, ese suceso me pasó la factura cuando una vez, después de haberme tomado unas cuatro cervezas, ya no pude orinar más. Tuve que presionarme la vejiga durante casi toda la noche de ese día, cada 10 minutos más o menos para poder vaciarla. Ese día había sido mi cumpleaños No. 53 y me imaginé a Rubio Cano diciéndome … ¡Felicidades!.

Para ser honesto,en realidad no fueron solo mis conocimientos y mi experiencia en el campo de la extracción de texto biomédico (text mining) lo que me condujo a descubrir que “la prostatitis crónica puede ser tratada con Nitazoxanida“, sino que también hicieron su parte la “fortuna” y la casualidad, ya que por aquélla época en que mis molestias eran casi insoportables, además de estar padeciendo de dolores pélvicos, de nocturia, polaquiuria y disuria, estaba también sufriendo de malestares estomacales, probablemente debidos a una amebiasis, lo que me impulsó a tomar Nitazoxanida (NTZ). Tratando de combatir la supuesta amebiasis, acudí a una farmacia local y pregunté a la empleada encargada:
– “¿Tiene Vermox , o algo que se le parezca?”.
La señorita desapareció por unos cuantos segundos para regresar después con una cajita en la mano con la leyenda “Nitazoxanida”, y me dijo:
-” tómese una cada doce horas por tres días y verá que bien se va a sentir”.
A partir de ahí, comencé a notar un alivio general, no solo en lo que tocaba a los trastornos gastrointestinales, sino a lo que concernía a mis dolores pélvicos, lo que me motivó a inicar una investigación, siguiendo los pasos de una técnica del text mining que se conoce como “Descubrimiento Basado en Literatura” (LBD, por sus siglas en inglés), cuyo principio está basado en una estrategia del Dr. Don R. Swanson, a la que dio el nombre de “modelo ABC”.

Una vez terminado un tratamiento de 500 mg. de nitazoxanida cada 12 horas por catorce días, según dictaminaban los resultados de mis pesquisas, mis dolores pélvicos habían disminuido. Antes de esto, había consultado entre cuatro y cinco médicos urólogos, sin haber sentido mejoría alguna. Las recetas que llegué a coleccionar como si fueran estampitas de esas que luego vienen en el “Maizoro” (en mis tiempos, venían con el pan Bimbo), contenían nombres como Cipro XR de 1 gr., Secotex (Tamsulosina), Proscar (Finasteride), Dorixina Relax, Voltarén, Bredelin, Libertrim, Ciprofloxacino…, y bueno, para que le cuento… ninguna de ellas había dado resultado. No obstante el parcial éxito obtenido con la NTZ, los riñones comenzaron a dolerme, debido precisamente a sus efectos secundarios y a la automedicación alopática no supervisada. Y es que no podía ser de otra forma, ningún médico estaba dispuesto a supervisar mi mediación en un proyecto tan descabellado para ellos. Cuando me di cuenta de que la NTZ no era del todo inocua, y a pesar de que mi sintomatología prostática mejoraba, investigué a fondo la técnica de las microdosis descubierta por el Dr. Eugenio Martínez Bravo

Así las cosas, y después de haber recorrido cualquier cantidad de sitios web, en calidad de e-paciente, me he librado de la prostatitis crónica, valiéndome de suplementos ortomoleculares, microdosis (inlcuyendo una de NTZ), toneladas de paciencia y una determinación férrea. En resumen, lo que más me funcionó en este proceso, fué, al principio, la NTZ, aunque ahora la recomendaría solo en microdosis, por las razones que antes expuse; luego, la administración de microdosis de agracejo, sangre de drago, cola de caballo, moringa y gayuba; y por último, y no por ello menos importante, megadosis de vitamina C, magnesio, Vitamina E, betacaroteno, ácido alfa-lipoico, proteína aislada de suero de leche (fuente de cisteína, glicina y ácido glutámico, entre otros aminoácidos); en una palabra: antioxidantes. Podría afirmar, sin temor a equivocarme, que la mayoría de las enfermedades que presentan cuadros inflamatorios, eventualmente remiten con anti-oxidantes. En alguna época también complementé todo ello con Zinc, aceite de pescado (Omega 3) y por supuesto, levadura de cerveza y lecitina.
MicroMédix
 
Mensajes: 13
Registrado: Mié, 15 Oct 2014, 15:18
Ubicación: Xochitepec, Morelos

Volver a Experiencias

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado