La mejor manera de tomar vitamina C es intravenosa, en segundo lugar es oral dividiendo las dosis lo mas posible a lo largo del dia.

El experto en vitamina C, Dr. Robert F. Cathcart III, M.D. explicó en sus trabajos como se prepara la vitamina C intravenosa e intramuscular:

Se utiliza el ascorbato de sodio que es una forma de vitamina C no ácida, y no debe contener conservantes. Debe contener una pequeña cantidad de EDTA, para quelar las trazas de cobre y hierro que pueden destruir el ascorbato. Las soluciones contienen  ascorbato de sodio 250 o 500 mgrs por cc.  Las mezclas de 250 mg pueden usarse en niños intramuscularmente  en dosis de 350 mg /kg hasta cada 2 horas. Cuando el volumen es muy grande para el uso intramuscular hay que usar el medio intravenoso. Las dosis inadecuadas serán inefectivas.

Utilizaremos un frasco de 500cc con tapón de goma, un embudo y una cuchara, los cuales deben ser esterilizados previamente. Se llena hasta la línea de 300 cc con cristales finos de ascorbato de sodio, este volumen equivale a 250 gramos de ascorbato. Si se va a almacenar la solución, agregaremos ahora 6,6cc de edelato disódico para inyección (EDTA), el EDTA es para evitar la degradación de la vitamina C, si se va a consumir antes de 48h. este paso no sería necesario. Ahora agregamos la cantidad suficiente de agua para inyección hasta los 500cc. El ascorbato es soluble a una concentración casi exacta del 50%, el PH de esta solución debe ser de 7.4. Una vez preparado, se rotula y se guarda en nevera.  Las dosis son usualmente de 400 a 700 mg/ kg  cada 24 horas y es recomendable pasar cada dosis por un filtro miliporo antes de inyectar.

Si se usan grandes dosis de ascorbato intravenoso se necesita administrar al menos un gramo de gluconato de calcio diariamente para reemplazar  el calcio libre. El  ácido ascórbico se convierte en  ácido dehidroascórbico luego en ácido cetogulónico y luego a ácido oxálico que es eliminado como oxalato de calcio.

Un Caso Exitoso con una Inyección de 12 gramos

A continuación un caso de Klenner como ejemplo de la rápida acción del ascorbato en casos serios de picaduras de insectos: 
"Un hombre adulto vino a mi consulta quejándose de un severo dolor en el pecho y sin poder respirar profundamente . Dijo que había sido picado o mordido 10 minutos antes. Pensando que era una Viuda Negra y sin molestarme en buscar las marcas de colmillos por la gravedad de la situación, le apliqué un gramo de gluconato de calcio intravenoso, pero no mejoró. Suplicó ayuda diciendo que se estaba muriendo, y se fue poniendo cianótico y pálido por la falta de oxígeno. En ese momento puse 12 gramos de vitamina C rápidamente en una jeringa de 50 cc y con una aguja 20 se lo apliqué intravenoso sin perder un instante. Aun antes de completar la inyección, el exclamó: "Gracias a Dios". El veneno había sido neutralizado rápidamente.
"Luego lo mandé a casa a buscar al "culpable". Pronto volvió con un animal que parecía un ratón. Tenía unos 4 centímetros con un largo pelo marrón y una línea  oscura en todo el dorso, siete pares de patas  y una cola muy parecida a la de un ratón.
"Al día siguiente llevé esa cosa a la universidad Duke, donde fue identificada como una oruga liebre. Este raro gusano dejaba 44 marcas rojas levantadas en la espalda de sus victimas.  A  no ser por la vitamina C  este hombre hubiera muerto por el shock y la asfixia."

Según los investigadores del Bio Communications Research Institut, la aplicación intravenosa  de la vitamina C debe hacerse a través de goteo y nunca inyectándola de forma directa en vena ni intramuscularmente. Y debe hacerse siempre de manera progresiva para no producir reacciones adversas, siendo la dosis inicial recomendada de 15 gramos diarios. Eso sí,  después de explicar el protocolo utilizado en el tratamiento intravenoso con vitamina C, los autores recuerdan que "el tratamiento nunca debe reemplazar a un tratamiento eficaz ya probado. Sólo debe  ser considerado en los casos de fracaso del tratamiento  convencional, los casos sin tratamientos eficaces conocidos y los casos en que se use como un suplemento a los tratamientos ya  probados". ¿Y eso por qué?

Pues porque la Oncología está dispuesta a  que se use cualquier cosa como suplemento pero nunca como tratamiento alternativo en exclusiva. ¡Hay que preservar el negocio!