Asma

El asma es una enfermedad crónica del sistema respiratorio, en el que sus vías más finas disminuyen ocasionalmente de calibre por contraerse su musculatura lisa, o por ensanchamiento de su mucosa al inflamarse y producir mucosidad.

Por ello esa obstrucción y por tanto dificultad para pasar el aire es reversible en gran parte, a diferencia de la bronquitis crónica donde hay escasa reversibilidad. Por lo general son crisis respiratorias de corta duración, aunque puede haber períodos con ataques asmáticos diarios que pueden persistir por varias semanas.


Es la respuesta a uno o más factores desencadenantes. como la exposición a un medio ambiente inadecuado (frio, húmedo o alergénico), el ejercicio o esfuerzo en pacientes hiperreactivos, o el estrés emocional.

En los niños los desencadenantes más frecuentes son las enfermedades comunes como aquellas que causan el resfriado común.


Este estrechamiento de las vías respiratorias provoca síntomas tales como respiración sibilante (pitos y silbidos auscultables aun sin fonendo), falta de aire (polipnea y taquipnea), opresión en el pecho y tos improductiva muchas veces por hiperviscosidad del moco.


Entre las exacerbaciones se intercalan períodos asintomáticos donde la mayoría de los pacientes se sienten bien, pero pueden tener síntomas leves, como permanecer sin aliento - después de hacer ejercicio - durante períodos más largos de tiempo que un individuo no afectado, que se recupera antes.

Los síntomas del asma, que pueden variar desde algo leve hasta poner en peligro la vida, normalmente pueden ser controlados con una combinación de fármacos y cambios ambientales pues la constricción de las vías aéreas suele responde bien a los modernos broncodilatadores.

        

Algunas enfermedades se perciben tanto más difícilmente de tratar que lo que realmente son. El asma es un buen ejemplo.

Maneras de evitar un ataque del asma:

niveles bajos de la vitamina C causa asma.  Las altas dosis de la vitamina C curan el asma.
la "preferencia disminuida por los alimentos que contienen vitamina C y las concentraciones disminuidas de la vitamina C en plasma de sangre también se asocian a asma."
Portilla, G.E. (1995) Diario americano de la nutrición clínica. 61:625S-30S. 

Roberto Cathcart, M.D., recomienda una dosificación diaria de la vitamina C de en medio 15.000 a 50.000 miligramos (magnesio), dividida en ocho dosis.  He visto este trabajo repetidas veces.

Cathcart, R. F. (1981) Vitamina C, titulando a la tolerancia del intestino, al anascorbemia, y al escorbuto inducido agudo. Hipótesis Médicas.  7:1359-1376.

Él escribe:
el "asma es resuelto por las dosis de la tolerancia del intestino de la vitamina C. Con eEste tratamiento mejoran todos los pacientes que tienen ataques asmáticos asociados al inicio de enfermedades virales." 

Cuando altas dosis de vitamian C se consumen regularmente, cerca de la saturacion, la vitamina C es un antihistamínico de gran alcance.
 

Eevita los productos lácteos y la carne. Coma los muchos de alimentos frescos, crudos tales como ensaladas vegetales y de fruta fresca. Esto es un protocolo naturopathic probado y verdadero.